Colaboraciones

InterexteriorInterexterior de la terrícola- II o el mar de la terrícola Por Beatriz Mayté Santiago-Ibarra 

El mar no es sino mi corazón.
¡Tanto vivir en mi propio marullo interno,
en esa espuma que solo se baña en ti!

 


 

8 de marzoOCHO DE MARZO Por Gioconda Belli

Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres,
¡Qué poco es un solo día, hermanas,
qué poco, para que el mundo acumule flores frente a nuestras casas!
Desde la cuna donde nacimos hasta la tumba donde dormiremos
-toda la atropellada ruta de nuestras vidas-


GrisGris y Elegía para José, que fue mi abuelo Por Daniel Frini

Cuando éramos chicos
con un tibio olorcito a nuestras cosas,
formábamos una hermética pareja
en la diaria pelea del amor:
contra los viejos y el mundo.
Era ellos o nosotros. Vos y yo.


Doris Melo1Varios poemas Por Doris Melo

Cuando la palabra se insinúa temerosa a destiempo
Y se adhiere a la espera del vértigo del otro
inciertos los minutos se regodean atentos
No te fíes de nada ni de nadie, no te fíes…


 

Perlas negrasHispanoamérica y Perlas negras para Hispanoamérica Por Leticia Pimentel Ríos

Estoy haciendo collares con perlas negras de España, en honor a las mujeres estocadas en la patria.
Llevan nombres hispanos salpicados de nobleza: Justicia, Caridad, Dulce, Esperanza, Luz, Aurora, y para cerrar pondré bellos broches de escarlata.


Perdí la batallaPerdí la batalla Por Osiris García Linares

Perdí la batalla,
sin ti,
sin tu cálido abrazo,
la cual desde un inicio
no era para mí.


 

La isla desconocidaLa isla desconocida Por Gustavo Andrés Leyton Herrera

Piloteé mi avión Cessna al norte del archipiélago Juan Fernández y descubrí una isla que no figuraba en ningún mapa. En aquella tarde gélida, rodeé la porción de tierra y descendí en un trecho llano del borde costero. Cuando bajé de la cabina, el frío me obligó a subir el cierre de mi chaqueta acolchada.

 


 

En la arena la inocenciaEn la arena la inocencia y Nuevo amanecer Por Patricia Avilés (Eva Luna)

En el azul que envuelve
tus ojos que dormidos,
se van meciendo inertes,
latir palidecido.
En vaivén de esperanza,
en quimérica huella,
la sonrisa escapada
anhelando una estrella.


 

Glosa por la igualdadGlosa por la igualdad sexual Por Ginna Salamán

Yo siempre he de cuestionarme,
hasta el punto del tormento,
como un grito de lamento,
¿por qué tratan dominarme
y como a bestia domarme?
La igualdad la sentenciáis,
sus voceros condenáis,
con dominio poseer;
se niegan a dejar ser,
¡hombres necios que acusáis!


 

Crisis en la cocinaCrisis en la cocina y Seré un escándalo en tu barca Por Maite Ramos Ortiz

Suspiraron después de pronunciar la palabra final de la novela que habían estado leyendo en voz alta a falta de televisor. La crisis los había dejado en la quiebra. Lo último que quedaba en la despensa eran tres papas, una zanahoria, media cebolla, media pechuga de pollo, un diente de ajo, un suspiro de aceite de oliva, algunas hierbas secas, sal y pimienta y una botella, casi completa, de jerez.


 

Primero las ultimasPrimero, las últimas y Una oración contestada Por Lillian R. Cordero Vega

Vivió por mucho tiempo como si la vida le debiera algo, pero Juan Tomás ya no es el mismo desde su encuentro reciente con el Sol de Justicia. Había cambiado, ahora su rostro era como una antorcha generosa en la oscuridad. Hoy parecía un sábado ordinario, pero había algo diferente.


 

Aquel perfumeAquel perfume Por Mara Daisy Cruz

No lograba identificar la cálida fragancia que entró por su ventana. Vendría del piso nueve, tal vez del siete, lo cierto era que la brisa movía el aroma a su antojo. Se distrajo lavando los platos acumulados durante varios días. Una nueva oleada perduró esta vez por más tiempo gracias a su composición de madera y lavanda. Intentó recordar.


El río y La Ríomaldición Por Máximo A. Campos

Los brazos con las carnes flácidas le cubren la cabeza encanecida. Está sentado en una colina cerca del río. Ve cómo su casa de madera, junto a todo lo que tiene adentro, es arrastrada por la corriente. Ha llovido por varios días y el agua llega furiosa; rebasa los bordes del cauce y se hace dueña, nuevamente, de los terrenos por los que alguna vez discurría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s