Colaboraciones

Block 1BLOCK
Por Javier Febo Santiago

He trazado diversas formas de escribir esta novela. Ninguna de ellas adquiere la visibilidad ni el contorno que quiero. Todo lo que he pensado se desvanece al momento de intentar escribir la primera línea. No tengo claro dónde apuntar. Dar en el centro se me hace imposible. Aunque creo en lo imposible, no creo que me quede orbitando por siempre en un limbo sin salida. Sé que tarde o temprano llegará esa estructura, esa vorágine que opaque la página en blanco con ideas multiformes pintadas homogéneamente de negro. Será el momento crucial, donde el blanco deje de serlo todo y toque fondo.


 

Hijos desastreLOS HIJOS DEL DESASTRE y YO SOY EL INNOMBRABLE
Por Iván Segarra Báez

Esta política está mal contaminada.
La vistieron de azul, de rojo, de verde,
porque aquí no se cree en la ecología.

Nos lanzaron a andar sobre una isla que agoniza.
La tierra está muerta, parasitaria;
el tiempo de Lepanto transcurrió hace mucho.
Aquí, sobre las ruinas de un Belén sin alma,
quedamos los hijos del desastre.


 

Día de reyes 1REGALO DE REYES
Por Máximo A. Campos

Mucha algarabía, saltos, silbidos y una polifonía de voces, especialmente de los más pequeños, era lo que se vivía aquella mañana, en la celebración de la entrega de regalos que cada año organizaba el jefe del vecindario. Ya era una tradición. El que dirigía el negocio al llegar la fecha organizaba el evento. Ese día los niños recibían los juguetes que traía el rey de la comunidad. Los menores estaban despiertos desde las primeras horas del amanecer, porque se habían acostado temprano con la intención de impresionar a los jinetes de los camellos.


 

fertilidadHIEDO y FERTILIDAD por Elba Cintrón

Que se me llenen las manos de mierda,
saliva, sangres, orines, esencias.
Que se llenen, repletas de hambruna,
pobreza, abuelas diversas.
Que se opaquen mis manos negras,
si al emerger blancas, no sirven de nada.
Que penetren mis adentros:
podridos, necróticos, descompuestos.


Arbol 1AQUEL VIEJO ÁRBOL por
José L. Sierra

Anotó su nombre en la larga lista; con el caminar lento se sentó en la única silla disponible. Mantuvo el bastón cerca y miró alrededor las decenas de personas acaloradas en espera. Faltaba un año para que le consideraran un turno prioritario; aunque podía esperar pacientemente, la artritis había sido implacable desde hacía mucho. Observaba la incomodidad de algunos, debido a los llantos de los niños y la indiferencia típica de los trabajadores de la recepción.


 

Gusano 3GUSANO y AMOR DE LUNA LLENA por María Miguel Manzano

Me gusta que me ames en luna llena,
pues estallan de mi cuerpo flores nuevas…
Sus aromas son manantiales que llenan mis sentidos
y me siento completa, satisfecha, repleta, atiborrada…

Me gusta que me ames en luna llena,
pues mis suspiros se tornan operísticos
y mis notas te transforman
en amante acalorado y me devoras.
Germino nuevamente.


 

maternidadEL LIBRO MAYOR DE LA MATERNIDAD
Por Pamy Rojas

Un hijo es el más preciado
y maravilloso préstamo…
José Saramago

Antes que nacieras, solía escuchar que los hijos eran como una hipoteca. Pero, en el momento en que saliste de mis entrañas, pensé que podía inscribirte como ganancia. En los años que siguieron tuve que llevar a cabo un registro sistemático y cronológico de las transacciones. Viví con la preocupación de llevar los libros correctamente.

 


Calma 1LA CALMA
Por William Rosado-Ocasio

Dime cómo
fue que sopló
el viento
de tus labios
rojos,
ante este cuerpo
cubierto
de ironía.

 


 

PizzaPIZZA
Por Roberto Cambronero Gómez

Desde que perdí el trabajo me cuesta pasar el día sin un ataque de pánico; porque, entre más estoy en el silencio y sin motivación, más caigo en la angustia. Por eso, cuando Otilio propuso que hiciéramos pizza en la noche, sentí como si tuviera un objetivo y pude verter mi energía mental en eso. Se fue al trabajo, después de lavar los platos del desayuno y poner la ropa en la lavadora; mientras tanto, yo salí por los ingredientes, al súper.

 


 

Los buitresLOS BUITRES Y LOS CERDOS
Por Cecilia Argüelles Ramos

Ellos, esos…
que insisten en abrir mi boca y, violentos, extraer de mí la miseria,
adornada de jueyes que bailan y duermen entre locas palmeras;
el dolor perfumado de frituras chorreantes y marrayo en candela,
la penuria, vestida de amapolas rosadas y guayabas secas.


 

terapiaTERAPIA
Por Ricardo Alberto Bugarín

Después de la duodécima sesión, con esa voz pausada y delicada de facultativo universitario, le recomendó que “tal vez intentar con un pequeño huerto, con un jardín a gusto, sea beneficioso para usted. Llenarse de tierra y de esperanzas es muy apropiado en estos casos”. Sopesó la enumeración de tareas sugeridas: cavar la tierra, hurgar en su interior, aspirar el vaho germinal de la vida, sembrar, plantar, regar, podar, quitar malezas y cosechar, en tiempo justo, lo alcanzado, cual premio sabroso y perfumado de l

 


 

poemas silvia 2A SIR LAURENCE OLIVIER (POR SU HAMLET) y EL ORO DE TU GLORIA 
Por Silvia Patón Cordero

De tradicional escuela y sin pompa
o boato que el raciocinio altera,
su arte en representar a Hamlet se esmera
sin que al inglés autor se le corrompa.

Retruene el aire, la festiva trompa
de la fama, sire; porque la entera
tierra de tu obra tenga verdadera
esencia que nunca el estilo rompa.


Yo soy un hombreYO SOY UN HOMBRE A PIE
Por Omar Villasana Cardoza

Soy un hombre de a pie
que se sostiene con las manos.
Soy un hombre de a pie
que camina con los ojos.
Soy un hombre de a pie
que añora un andar pausado.
Soy un hombre de a pie
que escucha con atención
el paso de los otros.
Y, lo admito,
como buen hombre de a pie,
también tengo sueños
de pie [s] alados.


 

SombríoTEXTO SOMBRÍO
Por Florencia Anahí Chaile

 En mi habitación la oscuridad entró.
Ella me saludó.
Y se sentó a mi lado.

Las palabras se burlan de mis espinas de espanto.
No puedo controlar esta agonía.
Duele que yo no sea suficiente para ti, pequeño amor.

 

 

 


 

negaciónNEGACIÓN y ACEPTACIÓN
Por Maite Ramos Ortiz

Sé que volverás.
Tan pronto caiga la noche
y las sombras habiten nuestra casa,
volverás.

Escucharé tus pasos y sentiré tu respiración.
Y me besarás como solías.
Y mañana despertaremos abrazados.
Y retomaremos nuestra vida.

 


 

MonstruosLOS MONSTRUOS y ANTES Y DESPUÉS
Por Juan Carlos Fret-Alvira

Los órganos sexuales son monstruos devoradores.
Sus formas deformadas, casi desechos, piltrafas,
tripas desparramadas o heridas sin curar,
espantan ante la demasía de su luz;
solo el deseo los nubla a la vista,
solo lo enseñado los hace soportables.


 

Antillano 1ANTILLANO
Por Carlos A. Barreto

¡Isla verde!
¡Isla indígena!

De una voz con un susurro duerme.
Isla hecha de pedazos de tormenta,
de un bautizo, varios padres.
De la barriga de una sola hembra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s